Conducta ética y responsable

Una responsabilidad esencial

Integridad y ética

Integridad y ética

La capacidad del Grupo Edmond de Rothschild de garantizar una conducta ética intachable en el mercado financiero y con nuestros clientes depende de cada uno de nuestros empleados. La creación de valor financiero en relación directa con la economía real y la preservación del capital a largo plazo son dos factores que dirigen nuestras decisiones y nos hacen merecedores de la confianza de nuestros grupos de interés.

" Concordia, Integritas, Industria: todos nuestros empleados comparten nuestros valores fundacionales. Se inspiran en ellos y deben difundirlos."
Ariane de Rothschild

Nuestras prioridades estratégicas

  • Garantizar un marco de trabajo ético y responsable

    El respeto absoluto a las normas éticas enunciadas en nuestro Código Ético constituye una obligación para todos nuestros empleados. Con independencia de sus funciones, su compromiso es cumplirlas con la máxima lealtad, competencia, cuidado y diligencia en interés de nuestros clientes y respetando los mercados en los que trabajan.
  • Apoyar a nuestros empleados en un entorno cada vez más regulado y exigente

    Nuestra responsabilidad es asegurarnos de que nuestros empleados se mantengan constantemente formados e informados sobre la nueva normativa aplicable y puedan cumplirla. Más allá de la aplicación estricta de las leyes y reglamentos internos, nuestra intención es que cada uno de nuestros empleados actúe con un sentido ético que le permita orientar sus decisiones conforme a los valores de la empresa y su propio criterio.

  • Conciliar la gestión del riesgo y la innovación

    El Grupo Edmond de Rothschild siempre ha mantenido una actitud prudente ante el riesgo, sin olvidar la innovación y con un fuerte espíritu emprendedor. Nuestra capacidad de conciliar ambos conceptos es la clave de la confianza que nuestros clientes depositan en nosotros.